Blog Post

X SEMANA TEOLÓGICO – PASTORAL

“LA FORMACIÓN Y ACOMPAÑAMIENTO DE LOS JÓVENES, con motivo de la XV Asamblea ordinaria del Sínodo de los Obispos Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”

ANTECEDENTES

“La formación permanente es expresión y exigencia de la fidelidad del sacerdote a su ministerio, es más a su propio ser. Es, pues, amor a Jesucristo y coherencia consigo mismo. Pero es también un acto de amor al Pueblo de Dios, a cuyo servicio está el sacerdote" (Pastores dabo vobis, 70)

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana en acuerdo con la Universidad de Navarra desean ofrecer a los sacerdotes encuentros anuales de carácter formativo, con la presencia de dos profesores de la Universidad, que se haría coincidir con el período de vacaciones en España, es así que encarga al Instituto Teológico Pastoral del Ecuador –ITePE la organización de dichos encuentros. En el año 2007 se realiza la I SEMANA TEOLÓGICO PASTORAL con el tema “La Esperanza Cristiana, un hecho que salva”.

A partir de ahí en forma consecutiva se ha realizado estas semanas de actualización, en el año 2015 debido a que coincidía con la visita del Santo Padre al Ecuador no se pudo realizar.

Con estos antecedentes este año hemos previsto la realización de la X SEMANA TEOLÓGICO PASTORAL, a la luz del Sínodo de los Obispos a realizarse por convocatoria del Santo Padre sobre los jóvenes.

Siendo un encuentro dirigido exclusivamente los Ministros Sagrados seculares y religiosos, dentro de estas semanas formativas es costumbre realizar conversatorios con los temas relacionados al curso con la participación de uno de los expositores internacionales e invitando a ponentes nacionales

 

OBJETIVOS

  1. Vivir la llamada a vivir conscientemente la propia identidad personal, renovada por la vocación recibida del Señor;
  2. Responder con la propia libertad al don de Dios, a no dar por descontado el cumplimiento de la propia existencia y de la propia misión
  3. Ser instrumento para un mejor seguimiento de Cristo;
  4. Contribuir al crecimiento personal de cada sacerdote y diácono hacia su madurez;
  5. Ser un espacio de reflexión, esfuerzo de comprensión y de juicio inteligente sobre la propia experiencia pastoral;
  6. Ser ayuda para renovar la unidad del sacerdote con los fieles con quienes compartirá más conscientemente el camino de la fe y de la entrega al Señor, la esperanza en su significado salvador para la propia vida en toda circunstancia;
  7. Crear y afirmar los vínculos de la fraternidad sacramental.

Imágenes recientes

Más

Ultimas Noticias

Enlaces Web de interes

Más